Así empezó todo...

Siempre me he considerado muy luchadora y si quiero algo voy a por ello con toda mi alma. Así lo hice cuando monté mi marca de joyas Dosprimeras. Siempre había querido empezar un proyecto en el que poder plasmar quién soy yo. La motivación fue mil veces mayor cuando vi que podía comenzar a financiarme todos mis gastos, incluyendo la universidad, cuando las cosas se pusieron difíciles en casa.

Cuando comencé con mi marca Dosprimeras tenía 20 años y estaba estudiando la carrera de Derecho y una titulación en Finanzas y Marketing. Recuerdo que en un momento dado estaba entretenida en la pagina web de una tienda online de joyas y pensé: "Si esta persona ha conseguido emprender este negocio yo también puedo hacerlo...”. Las firmas de joyas me han encantado desde pequeña y ese día me propuse montar la mía propia.

 

Como todo emprendedor, empecé con muy poquito dinero que tenía ahorrado de trabajar como camarera en caterings. Invertí en comprar piezas distintas y comencé a diseñar mis propios pendientes. Al principio me lo tomé como un “hobby”, haciendo mis cositas y vendiendo a gente que me contactaba por Instagram. Quedaba con estas personas en sitios como la entrada de la universidad, el metro... sin duda unos inicios muy poco profesionales! Jaja

Poco a poco vi que las piezas que hacía gustaban y decidí montar la pagina web, así como seguir mejorando el perfil de Instagram. Fue toda una sorpresa cuando ví que gran cantidad de mujeres y niñas empezaban a preguntar por ellos. Comencé también a tener presencia en Pops Ups para darme a conocer. Parecía que iba creciendo como la espuma.

Llegó el momento de ponerle nombre a este proyecto. Decidí llamarlo Dosprimeras por una canción que compuso mi novio, Rodri. Era la primera vez que componía una canción y la primera vez que se enamoraba. Me pareció el nombre perfecto y a día de hoy sigo enamorada del nombre como el primer día que escuche la canción.

Cuando estaba apunto de terminar la carrera, Luis, un gran amigo mío, me dejó un espacio que tenía en su tienda de decoración Casa y Campo. Lo reformamos entero y lo convertimos en lo que ahora llamamos El Taller. A partir de ese momento, no solo se podía comprar online, si no que la gente también podía venir a comprar directamente al taller. Una de las cosas que mas ilusión me hace de todo esto es que venga gente a conocer Dosprimeras y todo lo que hay detrás.

Es cierto que he pasado por momentos muy difíciles y que a la hora de emprender corres el riesgo de que no pueda salir bien, pero por ser perseverante lo he conseguido.

Ahora soy la dueña de Dosprimeras y cuento con tres mujeres maravillosas que están en el taller luchando como yo porque todo siga su ritmo: Lola, Rocío y Diana. Se encuentran igual de involucradas y gestionan todo a la perfección.

Aunque lo primero fueron las joyas, la cocina siempre ha sido mi segunda pasión. Fue mi amiga Mitch la que me apuntó al Casting de MasterChef durante su estancia en el hospital. Quién habría imaginado que esa inscripción iba a terminar como ha terminado... ganando la Octava Edición del mayor talent culinario de cocina... Sigo sin creérmelo.

Durante mi estancia en MasterChef he aprendido muchísimas cosas, no solo de cocina, si no de la vida. He descubierto la rivalidad, la envidia y sobre todo a sacarme sola las castañas del fuego. Sin duda eso me ha hecho mucho más fuerte. 

A día de hoy estoy en San Sebastián haciendo el Master en cocina, técnica y producto en el Basque Culinary Center y no puedo estar más feliz. Estoy exprimiendo al máximo esta oportunidad y sobre todo estoy mejorando muchísimo en mi aprendizaje en la cocina.

Mi meta ahora mismo es poder compaginar la cocina y Dosprimeras. De hecho, hemos lanzado una línea de delantales y manteles para unir ambos conceptos, la cocina y la moda. Ha sido todo un éxito y ya estamos pensando en una siguiente colección. Además, estamos montando una cocina contigua al taller para poder seguir practicando y mejorando en la cocina.

Mi consejo a todos aquellos que tienen un sueño y quieren emprender es que lo intenten, que no dejen de hacerlo, porque con perseverancia, esfuerzo y buena actitud las cosas al final salen. Siempre hay que dar el 100% en todo lo que hacemos, y sobre todo en aquello que nos hace realmente felices.